El buddha bowl es un plato único, completo y muy nutritivo. Se llama así porque se sirve en un bol tan lleno de comida que recuerda a la barriga redonda de Buddha. Admite infinidad de ingredientes, por lo general parte de ellos crudos y parte cocinados. Puedes hacerlo con lo que quieras: trigo sarraceno, arroz, lentejas, azukis, calabaza asada, trigueros, hummus, paté de remolacha…en fin, con todo lo que te puedas imaginar.

Un plato sano y sencillo que me tiene fascinada.

Ingredientes: (4 personas)

  • 300g de garbanzos “pedrosillano” cocidos
  • 1 taza de quinoa
  • 2 tazas de caldo de verduras (apio, puerro, zanahoria, cebolla, perejil, laurel y pimienta jamaicana)
  • 1 aguacate grande
  • escarola
  • rúcula
  • remolacha cocida o cruda, rallada
  • orejones
  • cacahuetes tostados
  • almendras tostadas
  • avellanas tostadas
  • semilas de sésamo
  • semillas de chía
  • 3 cm de jengibre
  • aceite de oliva virgen extra
  • zumo de 2 limones
  • sal
  • pimienta negra recién molida

Ajo blanco con wasabi:

  • 4 dientes de ajo
  • 125g de almendra molida
  • 150g de miga de pan (omitor en el caso de los celíacos o sutituir por miga sin gluten)
  • 1/2 cucharilla de wasabi
  • aceite de oliva virgen extra
  • un poco de agua
  • sal
  • pimienta negra recién molida 

Preparación:

 Ajo blanco con wasabi:
  1. Hidratamos la miga de pan en agua.
  2. En un bol vertemos los dientes de ajo pelados, la almendra molida, la miga de pan escurrida, el aceite de oliva virgen extra, el wasabi, la sal y la pimienta negra recién molida.
  3. Trituramos con la batidora a velocidad media y añadimos un poco de agua hasta obtener la textura deseada.
  4. Corregimos el punto de sal y pimienta si fuera necesario y reservamos.
 Montaje del buddha bowl:
  1. Cocemos la taza de quinoa en las dos tazas de caldo de verduras, con un poco de sal y aceite de oliva virgen extra, durante 12-15 minutos a fuego medio. Una vez cocida, dejamos que repose.
  2. En un bowl de tamaño individual, colocamos en un lado escarola y rúcula mezcladas, a su lado un puñado de garbanzos, unas rodajas de aguacate junto con unas tiras de remolacha, la quinoa y, en el centro, un par de cucharadas colmadas de ajo blanco aromatizado con wasabi.
  3. Espolvoreamos con los frutos secos ligeramente machacados con un rodillo, los orejones picados, una pizca de jengibre rallado y las semillas de chía y sésamo.
  4. Salpimentamos y rehogamos con aceite de oliva virgen extra y zumo de limón.
  5. Preparamos un buddha bowl por persona.
¡Picar un poquito de cada ingrediente y a disfrutar!