El goulash es un plato tradicional de la cocina húngara, significa algo parecido a “pastor de bueyes”. Es uno de los platos más antiguos del imperio austrohúngaro. Un guiso o estofado cuyos ingredientes originales eran simplemente carne, cebolla y manteca. Con el tiempo ha ido evolucionando, añadiéndose al plato pimentón, vino tinto, verduras y especias. Esta receta puede ser tanto un guiso espeso como una sopa con tropiezos. Aunque la receta original sea con carne, se puede hacer un goulash vegetariano o vegano como en este caso, exquisito. Puedes elaborarlo con seitán, tofu, setas o soja texturizada gruesa como he hecho yo. Un guiso perfecto para este tiempo tan frío.

Ingredientes:

  • 150g de soja texturizada gruesa
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 1 patata grande
  • 1 vaso de vino tinto
  • 1/2 vaso de tomate triturado
  • 75cl de caldo de verduras (cebolla, puerro, zanahoria, apio, perejil, una hoja de laurel y pimienta jamaicana)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimentón dulce
  • comino en grano
  • 2 clavos
  • pimienta negra recién molida
  • un ramillete de perejil
Preparación:
  1. El primer paso será hacer el caldo de verduras. En una cazuela con agua fría ponemos a cocer las verduras junto con la hoja de laurel y la pimienta jamaicana. Lo tendremos cociendo a fuego suave por lo menos dos horas y reservamos.
  2. Mientras se hace el caldo, en otra olla echamos un chorro de aceite y le agregamos el ajo, la cebolla, el pimiento y la zanahoria. Todo picado en juliana. Lo primero que incorporamos al aceite es el ajo, le damos unas vueltas y agregamos el resto de verduras. De esta manera el aceite coge mejor su sabor ya que si lo echamos a la vez que la cebolla, ésta suelta agua y el ajo se cuece. Rehogamos las verduras durante unos 5 minutos.
  3. Agregamos la soja texturizada previamente hidratada y escurrida y la patata chascada (para que suelte el almidón y espese el caldo). Las rehogamos y echamos el pimentón dulce, el comino en grano, los clavos y lo removemos todo bien. Cocinamos las especias un poco, pero mucho cuidado con no quemar el pimentón.
  4. Vertemos el tomate triturado, el vaso de vino tinto, la salsa de soja, el caldo de verduras  y salpimentamos. Dejamos cocer destapado para reducir la salsa a fuego suave durante media hora.
  5. Una vez que tenemos listo el guiso, lo dejamos reposar otra media hora y antes de servir lo espolvoreamos con el perejil picado muy fino.
Un guiso para hacer con mimo y paciencia.