El Hummus es una crema de garbanzos muy típica en la cocina árabe. Es un excelente entrante que sirve tanto para picar entre amigos como para acompañar una ensalada. Además esta legumbre tiene un alto contenido en proteínas, muy bajo en grasas saturadas, lo que ayuda a regular el colesterol y representa un gran aporte de energía debido a su alto contenido en hidratos de carbono de absorción lenta. Aparte de todas estas ventajas es una receta sabrosa, fresca y muy rápida de realizar.

Ingredientes:

  • 400g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de Tahina (pasta de sésamo)
  • 1 diente de ajo
  • zumo de 1/2 limón
  • un ramillete de perejil fresco sin tallo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • una pizca de canela
  • 1/2 cucharadita de comino
Preparación:
  1. Pon a cocer los garbanzos hasta que estén tiernos, mejor si los pusiste a remojo en agua fría la noche anterior. Si vas a usar garbanzos ya cocidos, lávalos bien y escúrrelos.
  2. A continuación pelas el ajo y mezclas todos los ingredientes: los garbanzos, el ajo, el perejil, las especias, el zumo de limón, el aceite y la tahina. 
  3. Bate bien hasta conseguir una crema homogénea, sin grumos.
  4. Por último, lo presentas en un cuenco, espolvoreas con un poco de perejil picado, abundante pimentón (así es como a mí me gusta) y un chorro de aceite de oliva virgen extra.

¡Y ya está, listo para comer! 

Puedes acompañarlo con unos palitos de zanahoria o en este caso yo he hecho chapati , un pan indio parecido a la pita.