El nombre de esta salsa, “pesto”, viene del genovés “pestare”, que significa machacar o moler en un mortero. Ésta era la manera tradicional de realizar la salsa. Es típica de la región de Liguria, Italia. Sus ingredientes fundamentales son la albahaca, los piñones y el queso parmesano o pecorino. En este caso yo he hecho un pesto a base de rúcula, almendras y parmesano. Una salsa fresca, sana y deliciosa, válida tanto para unas tostas como para una pasta o pizza.

Ingredientes:
  • 50g de rúcula
  • 15 o 20 almendras 
  • 1 diente de ajo
  • medio vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas colmadas de queso parmesano rallado
  • un poco de cebollino
  • pimienta negra recién molida
  • sal
Preparación:
  1. El primer paso será escaldar las almendras para poder retirarles la piel fácilmente.
  2. Una vez tengamos peladas las almendras, las introducimos en un vaso batidor o tarro junto con la rúcula, el ajo picado, el queso parmesano, el cebollino, la sal, la pimienta negra y el aceite de oliva.
  3. Batimos todo hasta conseguir una salsa homogénea y sin grumos. Ya la tenemos lista para untar en un poco de pan o para aliñar cualquier tipo de pasta.